prueba

Las calorías y la deuda en tarjeta de crédito: se acumulan sin que se note cómo

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En el consultorio de la doctora, espero con mi tejido a lado de una fuente de agua nueva de la cual la doctora está muy orgullosa. Me cuenta la historia de cómo la compró en Cuernavaca y se va a su oficina a atender al paciente que se quedó esperando. Sigo tejiendo y la enfermera me pasa para tomar mi presión (que siempre anda bien) y mi peso. 2 kilos más que hace 3 semanas, 5 kilos más de los que me gustarían y 7 kilos más de los que le gustaría a la doctora. Regreso a sentarme a un lado de la fuente made in Cuernavaca y miro al horizonte con cara de tristeza y desesperanza. ¿Cómo diablos subí tanto en tan poco tiempo? voy al gimnasio de 2 a 4 veces por semana y no siento que me haya sobre pasado en indulgencias. ¿Cómo? ¿CÓMO?

Y así, viendo al horizonte con tejido en mano, me cayó el veinte. Claro, un poquito extra del guisado de la señora que le quedó muy bueno. El martes compré un poco de pan de elote. El viernes unas pizzas, y en las tardes el ocasional pan con crema de cacahuate. Me di cuenta que de 50 calorías por acá, de 100 calorías por acullá, un poquito extra aquí y otro poco allá, se acumulan los kilos. También coincide con que estas 2 semanas solo he ido al gimnasio 2 veces en la semana y solo hago cardio.

Con las tarjetas pasa igual. $150 acá, luego $250 allá, luego el pago a 6 meses sin intereses de $300, luego un pago a Paypal por $135, y así se van haciendo las cuentotototas. ¡¡¡Hubo una época en que nuestra tarjeta llegaba a los $10,000, $15,000 al mes!!! (Claro, de saldo total), y nosotros decíamos a ver en qué diablos se fueron estos quince mil. Checábamos el estado de cuenta y el 70% eran puras madrecitas de estas.

Es bien difícil darnos cuenta, si nos confiamos, en donde están los pequeños «agujeros» que nos hacen engordar aparentemente sin fin y que nos hacen endeudarnos sin sentir que tenemos un objeto en casa que valió la pena. Un día debes $25,000 y no ves nada en tu casa diferente que haya mejorado tu vida en realidad a antes de que debieras los 25 mil.

En el mundo de las finanzas como en el mundo de la nutrición, los poquitos son mucho más importantes de lo que nos han hecho creer. A poner atención, a restringir las indulgencias, a hacer más ejercicio y pongan changuitos que pronto quepa en mi ropa otra vez.

Acaba con tu deuda

11 comentarios en «Las calorías y la deuda en tarjeta de crédito: se acumulan sin que se note cómo»

  1. Es realmente difícil en ciertos momentos vivir sin indulgencias. Una buena comida, una copa de vino con los amigos, un café bien caliente en una tarde fría… hacen la vida más dulce. Nuestros bolsillos y cuerpos pagan luego la factura, así que supongo que a veces tenemos que hacer algunos intercambios para compensar. Cena ligera dos o tres de días a cambio de una rica comida el fin de semana. Ahorro en algunos caprichos cotidianos por un lujito de vez en cuando.

    Responder
  2. Que razón tienes So, la gran parte de lo que tenemos se nos van en cosas que consideramos insignificantes, o poco importantes, pensando en que no van a tener repercusión alguna, pero cuando llega la hora de juntar todos esos piquitos nos damos cuenta que se hizo un picotote y que lo que queríamos ahorrar se nos fueron en cosas insignificantes. Como en todo, los pequeños detalles siempre son importantes!!

    Responder
  3. Cierto, cierto, cierto. Tanto en las calorías como en las deudas, el problema es la acumulación de los «poquitos» que no se notan. Yo ya adelgacé la tarjeta de crédito hasta los huesos y me limito a compar con efectivo: si alcanza bien, si no ya será para el próximo mes. Y en cuanto al cuerpecito… ahí si me está costando trabajo bajar los kilos acumulados. :-(

    Responder
  4. A mi lo que me ha servido para llevar mis cuentas de las 2 tartjetasque tengo es que anoto todo loque gasto en una libreta , no espero a que me llegue el estado de cuenta y no gasto mas de los uqe se que puedo pagar.
    Asi no tengo lagunas mentales de uqe gastos hice y el dia del pago ala tarjeta no hay complicaciones Ü.

    Responder
  5. Esos gastos pequeños que muchas veces no tomamos en cuenta creo que se llaman: Gastos Hormiga.
    Segun esto por ke no cuenta nos damos en que se van.

    Por cierto en mi blog hice un post acerca de la carestia y el control de peso (sorry por el comercial) saludos.

    Responder
  6. Felizmente estoy a dieta total!! que bárbaro, uno sin darse cuenta engordo y en el caso de las TC las lleno de gastos innecesarios…. como leía por ahi, siempre es bueno sacrificarse un poco y disfrutar medido para no pasar por momentos de sobrepeso…
    Saludos
    R

    Responder
  7. º_O….ke horror!! me has abierto los ojos!!! Ahora entiendo todo… =( ………tengo ke adelgazar la manera economica y nutrimental….!!! … T_T …..saludos!!!

    Responder
  8. ¡Uy! Comparto tu dolor… todo mundo dice que soy flaca… el hecho es que peso lo que nunca había pesado en mi vida y no me cabe mi ropa… una vez un antropologo me dijo que los mexicanos comemos para socializar y para sentirnos mejor…. ¿Cuando fue la última vez que se vieron con los amigos? seguro que comieron algo ¿o no?

    Responder
  9. la platica y la comida son buenos momentos, curiosamente hace unos dias, comparti y departi con los amigos y la verdad, creo que hubiera pagado con la tarjeta, si eso pudiera pagarce, y si yo tuviera tarjeta, pero afortunadamente ya no poseo una, me costo lagrimas y sudor del bueno liquidarla, fue mas agotador que 5 años de brutal ejercicio todos los dias y a toda hora… mas si recuerdo que en efecto, lo primero que tuve que suprimir al igual que los pasteles que tanto me gustan, fueron los gastos «chiquitos», para los cuales tenia una frase: «para eso trabajo, no, para poder darme un pequeño gusto de vez en cuando»…lo curioso es que, mi ves en cuando era bastante seguido… luego con hijos, mas seguido, que se me habia olvidado el cumple de mi esposa, tarjetazo, que el de mi cuñado, tarjetazo…y asi, pretextos no faltaban… y sienpre eran los 200 ò 300, segun yo, maximo… nada mas mentiroso.
    bueno, yo no voy al gym, mi forma de quemar grasa es un tanto cuanto diferente en su metodologia, pero curiosamente tampoco voy al super con el estomago vacio… y como en mis mejores tiempos de casado, voy solo, con una lista y un plumon y si logro salvar algo de gasto, con 3 hijos es dificil, ya no me compro el pastel, quiza unos pinguinos, pero el resto va a mi bolsita de fin de año, jajajajah, porque ese dia 30 de diciembre, quiero volver a quedarme en casa, acostado y viendo muchas peliculas, comiendo unos malditos langostinos a la gabardina y aderezo de chipotle con especias, mientras mis hijos y mi esposa estan de paseo con la familia… y el 31 terminar el año, dibujando.
    posdata:
    llegue a pesar 115 kilos, lo mas que he podido bajar es a 89, con 1.75 de estatura… ahi si, creo que necesito mas «planeacion».
    saludos So!!

    Responder
  10. ah canijo! no pues como hay una báscula industrial en donde trabajo, casi todos los días me peso y ¡en verdad que el peso varía! en mi caso, el rango es de 2 kilos. es decir, un día peso 79 y al siguiente 81, y así por el estilo. Me espanté cuando llegué a los 83, así que me pasé varios días casi sin comer hasta regresar a los 70s (79-79.5 y ya no baja ni sudando la gota gorda)

    yo igual ando en los 1.72 así que esos 7 kilos de más deben morir y en su lugar debe quedar un mortizio atlético y radiante, ajúa!

    Responder

Deja un comentario

Organiza tu dinero:  El sistema de 5 fases + Inversiones 101 

EMPIEZA DESDE HOY A ORGANIZAR TU DINERO

Descarga sin costo el Kit de Inicio Organiza tu Dinero®
Audio, plantilla de registro de gastos Excel, tutorial de la plantilla y un regalo sorpresa. 

NOMBRE

EMAIL