prueba

La cuesta de enero: lo que más cuesta

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Este post se publicó en enero de 2009

Hay varias cosas que cuestan mucho trabajo en enero: Vivir sin el aguinaldo extra que recibimos, levantarnos temprano otra vez, regresar a la rutina, comer «normal» después de los festines, pagar las deudas, en fin. Financieramente, cuesta trabajo ajustarse al presupuesto normal (al que se tiene cada quincena) después de recibir con alegría el aguinaldo, el fondo de ahorro y el bono especial. Y esta es una de las partes de enero más difíciles para la mayoría.

Yo lo que hago para mitigar esta sensación de ABRUMAMIENTO es:

Hacer un plan. Con un plan de pagos (dependiendo que tanto gasté o me endeudé) realista y cómodo (que no me ahorque) me siento en control. Siento que no importa que me tarde 6 meses en pagar lo  que gasté en 1, se acabará. Lo ideal es, claro, no gastarnos en un mes lo que pagaremos en 6 o 12, pero a veces el niño ya se ahogó ¿cierto? Aquí lo que importa es no hacerse de la vista gorda y establecer un plan.

Luego empezar a cumplir el plan. Porque como decía el viejo sabio (siempre hay un viejo sabio), ¿de qué sirve gastar el tiempo elaborando planes si nadie los va a llevar a cabo? Es como tomarse el tiempo de escribir una receta para que nadie jamás la elabore en la cocina.

Lo siguiente es pensar cómo hacer para generar ingresos extras. ¿Un descuento (en mi negocio)? ¿Horas extras (en mi oficina,  las pagan?) ¿Le ayudo a mamá /papá en el negocio y me ayudan un poco? Les cuento que ya entrados en mis treintas se me ocurrió pasear perros. Vivía muy cerca de un parque y veía miles de personas con perros. Me pareció una buena manera de ganar una lana extra los fines de semana o en las noches a pesar de ser considerado un trabajo de adolescentes. Mi esposo no me lo permitió, desafortunadamente. Sigo pensando que es una buena idea y creo que si hubiera estado soltera lo hubiera intentado. Hagamos cuentas: paseo en las noches durante 30 minutos a 5 perros chicos (no soy muy fuerte) cobro $30 (de a peso el minuto por perro). ¡Eso son $150 diarios que en 5 días se convierten en $750, que en un mes son $3,000! Claro, no siempre serán los 5 perros, a veces menos, y hay que tomar en cuenta la responsabilidad que significa cuidar a la mascota de alguien, pero es una buena forma de ganar algo extra y hacer ejercicio.

Tres pasitos sencillos que ayudan a que la cuesta de enero no cueste tanto a nivel emocional, psicológico y financiero. Para evitar la fatiga de volver al trabajo, a la rutina, al tráfico, a la presión de la chamba, y sobre todo a la levantada temprano no tengo ningún remedio. Estas partes siempre han sido las más difíciles para mí en enero.

En un inesperado UPDATE del 2010, puedo decirles que levantarme temprano, ya no es problema. ¡Veremos que más se va resolviendo!

8 comentarios en «La cuesta de enero: lo que más cuesta»

  1. Pingback: BlogESfera.com
  2. Enero es como una tremenda resaca…por eso es mejor preveer y no caer en los excesos…En la familia nos sustraemos de los excesos porque no enseñamos a mi hijo que Santa o los Reyes traen regalos. Si hay intercambio de regalos en navidad o año nuevo pero acordamos entre todos de qué. Por ejemplo este año será de libros -que nunca caen mal- sugiriendo el tema que a cada uno agrada.
    Y desde antes planeamos para que seria el aguinaldo -basicamente saldar deudas pasadas-. ya llegarán tiempos mucho mejores!
    Gracias So! ;)

    Responder
  3. Este año preferí dar casi todo el dinero a pago de deudas, es mejor estar tranquilo económicamente que tener muchas cosas :) – Hay que evaluar lo que se compra para no caer en las tentaciones de las tiendas.

    Hasta recibi la semana pasada una llamada de Banamex, que ya tenía un crédito aprobado de $100,000, que cuando los visitaba en la sucursal para aprovechar ese beneficio — Definitivamente No.

    Responder
  4. ¡Hola familia!

    De verdad que Enero cuesta, aún y cuando no te heches la cuerda al cuello con hechar la casa por la ventana en obsequios, cenas y viajes para visitar a los familaires que están lejos y que quedamos de visitar.

    Lo de buscar un ingreso extra me parece fabuloso, ya que no esperas que la situación se arregle por si sola y no solo te aprietas el cinturón (hasta parecer una avispa grandotota) aún más, es el tomar la iniciativa para salir adelante. Y a una persona con iniciativa, no se le detiene facilmente.

    ¡Abrazos desde la muy lluviosa Ensenada!

    Responder
  5. ¿Aguinaldo? ¿Fondo de ahorro? ¿Bono? Los Freelancers no conocemos estas palabras. Afortunadamente, tampoco conocemos las expresiones «rutina», «calentar la silla» o «checar tarjeta», jajá!

    El chiste es que aprendemos a planear, porque nadie nos regala nada. Este año cualquiere excedente se destinará en pagar deudas. Tal vez nos compremos un chocoroll o un miguelito, pero nos decidimos por una «austeridad republicana navideña» (eufemismo).

    No, pero todo bien: es bueno ser frugal de vez en cuando y concentrarse en lo importante. No sé otros, pero este ha sido un año muy complejo. Impredecible, caro, con vueltas de tuerca, pagos tardados y gastos imprevistos. Estuvimos toreando las chuletas, y el saldo final es bueno, pero ¡ay!, ¡cómo nos costó trabajo!

    En fin, acertado tu post. Saludos!

    Responder
  6. En verdad, lo que podemos hacer es establecer límites de gastos es decir, si es que pensamos convertirnos en papa noel estas navidades, lo indicado es establecer un límite de gasto de entre 10% y 15% de nuestros ingresos mensuales. De esta manera no nos veremos en problemas a la hora de pagar las cuentas y nuestra tarjeta no sufrirá los embates de nuestro descontrol navideño.

    Responder
  7. Afortunadamente nunca he tenido que vivir la «cuesta de enero», pero desde hace algún tiempo estoy sufriendo una «cuesta» cada mes.

    Nunca me había pasado, pero ni el aguinaldo me ha sido suficiente para «ponerme al día». Ni los ingresos extras que he podido generar.

    Estoy dispuesto a dejar de lado muchas cosas (en cierto sentido ya lo he hecho), pero no mis metas financieras más importantes: retiro y fondo de educación de mi hija. No estoy dispuesto a comprometerlas por ningún motivo.

    Creo que la reflexión que quiero compartir es: nunca debemos perder el foco en lo que verdaderamente queremos lograr en esta vida. Y hacer entonces un plan, el que atinadamente comentas, en torno a ello.

    Responder

Deja un comentario

Organiza tu dinero:  El sistema de 5 fases + Inversiones 101 

EMPIEZA DESDE HOY A ORGANIZAR TU DINERO

Descarga sin costo el Kit de Inicio Organiza tu Dinero®
Audio, plantilla de registro de gastos Excel, tutorial de la plantilla y un regalo sorpresa. 

NOMBRE

EMAIL