prueba

Cliente chatarra vs cliente nutritivo

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Como freelance no tienes opción: para sobrevivir debes aprender a distinguir entre clientes chatarra y clientes nutritivos.

De otra forma tu negocio podría estancarse (o peor, morir) a manos de los clientes chatarra sin que lo sepas…

El cliente chatarra es aquel que aunque llena tu plato con miles de actividades, trabajo y presiones y correcciones su aportación monetaria, de valor y satisfacción es muy pobre.

¿Cómo detectar a un cliente chatarra?

Responde a las siguientes preguntas:

  • ¿Te has encontrado más de una vez envuelto en un sin fin de trabajo, tareas y “quehaceres” que no te queda tiempo ni de cepillarte los dientes, pero no traes un quinto en la bolsa?

Señal de que estás trabajando para uno o más clientes chatarra. Aunque también es posible que estés cobrando mal, así que sigue las demás pistas para esclarecer la situación:

  • ¿El trabajo/proyecto de X cliente parece no acabarse jamás pues los cambios y ajustes no paran?
  • ¿Constantemente te pide que “lo rescates” de situaciones que no tendrían por qué ser urgentes o emergencia?
  • ¿Solo te llama para proyectos menores pero los grandes y jugosos (los que te convendrían) se los da a otros freelancers o despachos?

[bctt tweet=»El cliente chatarra te llena la agenda pero aporta poco valor nutricional a tu carrera y cartera» username=»blogylana»]

Ahora bien, que un cliente sea chatarra no significa que debas decirle que no siempre… igual que la comida, unos Cazares enchilados no caen mal de vez en cuando.

Acepta un cliente chatarra cuando:

• El volúmen de trabajo esté muy bajo

• Quieras quedar bien con ese cliente por alguna razón que tenga más que ver con Relaciones Públicas

• El proyecto en particular te interese

• Tengas ganas de un poco de adrenalina en tu vida y te aterran los deportes extremos

Pero es importante que SEPAS que es un cliente chatarra. Que no se te vaya la vida en sus requerimientos, y que cortes por lo sano si las cosas se ponen rudas.

Ahora ¿qué es un cliente nutritivo?

Aquel que te proporciona un valor equitativo: te aporta dinero, satisfacción y valor al mismo nivel de tu esfuerzo, trabajo y dedicación. A veces un cliente nutritivo incluso aporta más de lo que esperamos (ese sería un cliente “super food”).

¿Cómo detectar un cliente nutritivo?

Sí, porque aunque sea ‘suicida’ muchas veces no los detectamos o lo hacemos demasiado tarde.

  • Un cliente que no tiene demasiados trámites para pagar. Y te paga cerca de la fecha en que prometió hacerlo. Eso en México es un oasis en medio del desierto.
  • Quien deja todo claro desde el principio (en la cotización o realización del contrato) y cuando hay que hacer cambios está consciente de que estos pueden llevar un costo.
  • Aquel que no hace micro-managment y te deja tomar las decisiones importantes de tu área (si, esa para la cual te contrató en primer lugar).
  • Si quiere algo: lo pide de forma directa
  • El que te agradece aún habiendo tropiezos en el proyecto.
  • En general es el cliente con el que te sientes a gusto, con quien es un placer trabajar y con quien haces un verdadero buen equipo.

Como freelance debes:

Tener bien detectadas las características del cliente chatarra para evitarlo de manera educada y cortés. Estar atento a los clientes nutritivos para darles el servicio y la atención que merecen con la finalidad de conservarlos por siempre.

Los clientes: comida corrida

Por último, tenemos a los clientes comida corrida (restaurantes modestos de comida casera mexicana) que no son chatarra, pero tampoco son tan nutritivos pues en general hay puro frijol, arroz, pasta y postre. O sea, carbohidratos a tope.

Estos clientes son los de todos los días, los de diario, así que hay que tratarlos bien, darles un servicio de primera pero estar atentos para que no se roben más tiempo en nuestra agenda del valor que aportan.

Los clientes comida corrida siempre tienen el potencial de convertirse o en clientes nutritivos o en clientes chatarra. Por eso nunca hay que quitarles ni el ojo ni el buen servicio.

Su turno: ¿Sufren de exceso de clientes chatarra? ¿Cuántos clientes “súper food” tienen? ¡Cuenten!

 

Foto: snowy*********

5 comentarios en «Cliente chatarra vs cliente nutritivo»

  1. Excelente y muy creativa la comparación de los clientes con la comida… me encantó! Yo creo que todos hemos tenido clientes chatarra.

    Recuerdo uno en particular que me pidió que le hiciera «precio amigo» porque me iba a pasar mas chamba después… esa «mas chamba» nunca llegó. Estoy seguro que a todos nos ha pasado.

    A partir de ese cliente, mi política fue, no hay precios amigos al principio… mas bien, cuando llegues a X cantidad de honorarios, con gusto te hago una bonificación.

    Por otro lado, clientes nutritivos si hay pero cuesta trabajo encontrarlos… y a esos hay que cuidarlos.

    Saludos.

    Jorge
    http://www.bloggeaenserio.com

    Responder
  2. Jorge:
    ¡Exacto!! si, a todos nos ha pasado. Es la gran estafa! jajaja
    Ahora cuando me la aplican, les contesto «Ay que buena oferta, la tomaría pero a mi me gusta trabajar a cambio de dinero, no de más trabajo» con buen tono y hasta se ríen :)

    Responder
  3. Excelente tema, me siento muy identificada con el mismo, en el año 2014, a pesar de que el cliente me pago al final comprobé que demoré 8 meses atendiendo a un solo cliente Chatarra, descuidando a los Nutritivos, hoy día cambie de celular y estoy haciendo un flitro para sólo los Nutritivos, ya que los chatarras solo te quitan tiempo,,,

    Un millon de gracias,,,, este año 2015, sólo clientes que produce «que me hacen facturar», Gracias por el ejemplo de la comida. Buenisimo. Bendiciones

    Responder
  4. Pingback: 20 REGLAS QUE TODO FREELANCE DEBE SEGUIR [PARA TENER ÉXITO] | BAS Agente de Seguros y Fianzas

Deja un comentario

Organiza tu dinero:  El sistema de 5 fases + Inversiones 101 

EMPIEZA DESDE HOY A ORGANIZAR TU DINERO

Descarga sin costo el Kit de Inicio Organiza tu Dinero®
Audio, plantilla de registro de gastos Excel, tutorial de la plantilla y un regalo sorpresa. 

NOMBRE

EMAIL